Falsos Techos

Los falsos techos son una de las mejores opciones de revestimiento para mejorar el aislamiento y  propiedades acústicas y térmicas de una estancia, además de servir para ocultar las instalaciones. Existen dos tipos de techos: los continuos y los registrables o desmontables.

Las ventajas de los techos continuos son su rápida instalación, fácil mantenimiento y bajo coste. Los techos continuos pueden ser pintados, perforados y con velo acústico en el dorso para ser fijados a cualquier estructura. 

Respecto a los techos desmontables, su montaje es sencillo rápido y limpio. Ocultan todo tipo de instalaciones (tuberías, claves…) pero a la vez aportan un rápido acceso a estas. Protegen el techo original y evitan golpes y manchas.

Nuestros Proveedores

 

 

 

 

¿Necesitas asesoramiento en tu proyecto? ¡Ponte en contacto con nosotros! →